Curiosidades del Paraguas

Un poco de historia

El uso de este instrumento, antiquísimo en China y la India, no fue introducido en Europa hasta el siglo XVII. En un principio sólo les era permitido llevarlo a las mujeres, pasando después a ser atributo de la burguesía.

El paraguas es un invento curioso por su nombre, su historia y su diseño. Es uno de esos objetos que lleva con nosotros miles de años sin apenas cambiar de aspecto: otros inventos han variado radicalmente su forma en pocos años, pero los paraguas de hace siglos son casi indistinguibles de los de ahora.

 

Anuncio de la empresa inglesa Kendall & Sons Ltd. del siglo XVIII

Sin embargo, el año del anuncio, 1756, es “ayer por la mañana” comparado con la historia del paraguas, que tiene unos 2.400 años y fue inventado en China.

Otros pueblos habían usado instrumentos para protegerse de los elementos como el sol y la lluvia, por supuesto: eso ha venido sucediendo desde que existe la humanidad. Sabemos que los antiguos egipcios usaban parasoles de diversas formas, como también lo hacían los asirios. Pero es que lo que inventaron los chinos fue un paraguas en toda regla: con varillas formando un armazón…¡y plegable, como los de ahora!

Poco a poco, finalmente, el paraguas (para protegerse del sol) fue entrando en Europa y haciéndose popular. Al principio se extendió por Italia y Francia…para el regocijo de los ingleses, que se reían y consideraban a sus vecinos del sur afeminados por utilizarlos. En el siglo XVII ya era relativamente común en el sur de Europa.

En Inglaterra el paraguas tuvo que luchar contra esa asociación femenina durante mucho tiempo. Aún en 1706 los diccionarios lo describían como una “pantalla usada comúnmente por las mujeres para protegerse de la lluvia”. Uno de los primeros hombres en utilizarlo abiertamente en Londres fue el doctor Jonas Hanway (el que aparece en el anuncio de 1756), que sufría las burlas de los londinenses cada vez que llovía y salía a la calle con su paraguas. Otro inglés, John Macdonald, relata cómo incluso en 1770 la gente se reía de él y le gritaban, “¡Eh! ¡Francés! ¿Por qué no llamas a un carruaje para no mojarte?”

En 1730 se incorporaron los tejidos impermeables; fue un gran avance en la historia del paraguas. Pero en aquella fecha aún faltaban las características varillas plegables, que se crearían en el siglo siguiente, también en Europa.

Alrededor de 20 A.C., los paraguas pesaban 10 libras (unos 4 kilos y medio), ya que su estructura era de madera y hueso de ballena. Pero un inglés, Samuel Fox de Sheffield, inventó en 1852 la estructura de acero, poniendo fin así al pesado paraguas de casi 5 kilos, que era tan difícil de manejar.

De modo que podemos considerar el final del siglo XVIII como el momento en el que, ya en toda Europa, se considera el paraguas como un objeto cotidiano y las tonterías se acaban. Poco a poco fueron mejorándose los materiales, hasta llegar al metal y las telas baratas que usamos hoy en día (por no hablar de la fabricación en serie) que han hecho del paraguas un objeto ubicuo…pero, curiosamente, igual que los tiburones son casi iguales que hace millones de años, el paraguas es prácticamente igual en diseño al que describe el Zhou Li.

Por cierto, no sólo se ha utilizado el paraguas a lo largo de la historia para protegerse del sol o la lluvia: también ha sido un arma. Por ejemplo, el disidente búlgaro Georgi Markov fue asesinado en 1978 por un agente de la KGB…¡con un paraguas! Markov estaba esperando al autobús cuando un extraño le pinchó con la punta de un paraguas en el muslo, aparentemente sin querer. El extraño se disculpó y se fue…tras dejar, con la punta del paraguas (en la que había una jeringuilla) una bolita de platino-iridio con ricina, un veneno potentísimo del que, aún hoy, no se conoce un antídoto. ¡Ojito con los paraguas!

Antiguamente sólo existían paraguas negros, pero en la actualidad hay modelos muy coloridos y dirigidos a públicos variados, como personajes con ojos que sobresalen, para niños; muy amplios, para dos personas o de portero; sin necesidad de usar las manos, enganchados sobre los hombros o la cabeza; para perros. Meteorológicos, que predicen si hay que cogerlos antes de salir de casa. Incluso luminosos: el modelo de Anaëlle Madec se ilumina con las gotas de lluvia, porque tiene unas resistencias variables con la humedad. También hay propuestas curiosas: el paraguas con altavoz; el aerodinámico; el paraguas inflable:  Actualmente es muy común el paraguas publicitario, que se regala con la marca impresa de la empresa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s